Nosso Blog é melhor visualizado no navegador Mozilla Firefox.

Pesquisar este blog

Carregando...

Total de visualizações de página

Google+ Followers

Perfil

Rio de Janeiro, RJ, Brazil
Cláudia Andréa Prata Ferreira é Professora Doutora - Categoria: Associado III - do Setor de Língua e Literatura Hebraicas do Departamento de Letras Orientais e Eslavas da Faculdade de Letras da UFRJ.

Translate

Seguidores

domingo, 22 de dezembro de 2013

El significado de la Torá y la Haftará

Aurora (19/12/2013): El significado de la Torá y la Haftará: Después de la oración matutina se lee la sección semanal de la Torá. La Torá está dividida en secciones, y en cada Shabat se lee una sección distinta. La sección que se lee en el Shabat de una semana determinada es denominada “Parashat Hashavua”. La finalización de la lectura de toda la Torá se realiza todos los años en la fiesta de Simjat Torá. 

La lectura de la Torá se lleva a cabo sólo si hay un Minián, es decir, un quórum de por lo menos diez varones adultos. Las plegarias que son recitadas al extraer el Rollo de la Torá, antes de su lectura, y al regresarlo al Arca después de la lectura de la Torá, aparecen en los libros de oraciones.

Siete personas (además del “Maftir”) son llamadas sucesivamente a la lectura de la Torá en Shabat. Esto se denomina “subir a la Torá” (Alía a la Torá). En primer lugar sube a la Torá un sacerdote - Cohen -, y en segundo lugar lo hace un levita - Leví.
La persona que sube a la Torá debe recitar las bendiciones de la Torá antes y después de la lectura.

En honor al Rollo de la Torá, éste es enrollado entre “Aliá” y “Aliá”, y no se debe dejarlo abierto. Cuando hay una pausa mayor, como por ejemplo cuando se recita el Kadish después de terminar la lectura de la Torá o cuando se recita la plegaria “Mi sheBeraj...”, se debe cubrir el Rollo de la Torá. Los integrantes de las comunidades sefardíes acostumbran cubrir el Rollo de la Torá con un pañuelo entre “Aliá” y “Aliá”. En caso de una pausa aún más larga cierran totalmente el rollo.

En la obra “Biur Halajá” se señala el orden de los que deben ser llamados a la Torá; por ejemplo, un novio el día de su boda, un novio en el Shabat anterior a su boda, un niño que se convierte en Bar Mitzvá, etc.

En días de Shabat especiales (como cuando coincide una festividad o un Rosh Jódesh en Shabat, se extraen dos Rollos de la Torá del Arca. En el segundo libro se lee en el “Maftir” una sección de la Torá relacionada con los temas del día, como se expondrá más adelante en las leyes de Rosh Jódesh y de las festividades.

Al finalizar la lectura de la Torá se alza el rollo de pergamino y se muestra su escritura a toda la congregación. Después de esto se enrolla el Rollo de la Torá. En las comunidades sefardíes se levanta el Rollo de la Torá y se muestra la escritura a la congregación antes de la lectura de la Torá.

La Haftará semanal
La Haftará consiste en la lectura de fragmentos de uno de los libros de los Profetas en Shabat y días de fiesta como complemento a la lectura de la Torá. Haftará significa “Porción de Conclusión” o “Epílogo”. El fiel convocado a leer la Haftará recibe el título de Maftir (literalmente: el que concluye). Esta práctica es muy antigua y proviene de antes del período talmúdico, si bien no se sabe exactamente cuándo se inició ni de qué modo. La Haftará se lee únicamente en el servicio de oraciones matinales del Shabat y los días festivos.

No se lee en los días laborables, aún cuando sean Rosh Jódesh o Jol Hamóed. Tampoco se lee en Janucá ni en Purim. Si bien estos últimos son días de celebración, no dejan de ser días laborables, y dado que la gente debe dedicarse a sus tareas, los Sabios no quisieron cargar a los fieles con un servicio de oraciones más extenso en estos días.

En el servicio de Minjá se lee la Haftará solamente en Yom Kipur, Tishá Be´Av y en los días de ayuno menores. A diferencia de la lectura de la Torá, la lectura de la Haftará no debe ser por orden consecutivo. El criterio aplicado por los Sabios para seleccionar la porción de los Libros de los Profetas a ser leída, es que debe tener alguna relación temática con la porción semanal de la lectura de la Torá, o alguna conexión especial con el día o el período de la lectura que se realiza.

Los Sabios del Talmud también establecieron la norma de que la lectura de la Haftará no puede hacerse independientemente de la lectura de la Torá. El Maftir, la persona convocada a leer, debe leer primeramente una porción de la Torá. También esta porción de la Torá recibe el nombre de Maftir a fin de diferenciarla de la Haftará, la lectura de los Profetas.

En un Shabat común el Maftir consiste en la repetición de la lectura de los últimos versículos (por lo menos tres) de la porción semanal de la Torá. En los días de fiesta, en Shabat de Rosh Jódesh, Shabat de Janucá, y en los cuatro Shabat especiales que preceden a Pésaj, el Maftir se cumple mediante una lectura especial de otro Séfer Torá. La razón alegada para esta disposición es por “el honor de la Torá”.

Si la lectura de la Haftará fuera realizada independientemente de la lectura de la Torá, los honores a ambas serían iguales y ello podría conducir a la errónea impresión de que la Torá y los Profetas tienen igual grado de santidad y de autoridad. Mas ello no es así. Los Libros de los Profetas, si bien son parte de la Biblia, no son iguales a los de la Torá. Al hacer la lectura de la Haftará dependiente de la previa lectura de una porción de la Torá, los Sabios quisieron destacar la idea de que los Libros de los Profetas están arraigados en la Torá, que sus enseñanzas están basadas en la Torá y que su mensaje divino está destinado a tonificar la devoción del pueblo a las enseñanzas de la Torá, en resumen, que no pueden ser considerados independientemente de la Torá.
>>> Leia mais, clique aqui.

Veja mais:

Nenhum comentário: